Bayer Pharma AG

Información: vídeo en inglés


Trombos arteriales

Trombos arteriales

Cuando se forma un trombo en una arteria, esto se conoce como trombosis arterial. Los trombos arteriales se manifiestan como infarto de miocardio (IM), angina de pecho inestable, accidente cerebrovascular isquémico y algunas manifestaciones de la enfermedad arterial periférica, como la isquemia aguda de las extremidades. Los factores de riesgo para la trombosis arterial incluyen el tabaquismo, la obesidad, la tensión arterial alta, una mayor edad y los antecedentes familiares. La incidencia y prevalencia de las manifestaciones clínicas de la trombosis arterial son altas. La incidencia anual de IM y accidente cerebrovascular en los EE. UU. en 2008 ha sido calculada en 935.000 y 795.000, respectivamente.


Hemostasia

La hemostasia es la respuesta fisiológica normal que evita la pérdida significativa de sangre tras una lesión vascular. El proceso depende de una intrincada serie de acontecimientos en el que participan las plaquetas y otras células, y en el que se produce la activación de proteínas sanguíneas específicas, denominadas factores de coagulación. Cuando se produce una lesión en un vaso sanguíneo, se activa la hemostasia fisiológica y se produce el proceso de coagulación. La hemostasia sirve para mantener la integridad del sistema circulatorio; sin embargo, el proceso puede desequilibrarse, conllevando una morbilidad y mortalidad significativas. El conocimiento del proceso de la hemostasia es, por tanto, importante con el fin de comprender los principales estados patológicos asociados a la trombosis.


La cascada de coagulación

El proceso de coagulación que lleva a la hemostasia consiste en un conjunto complejo de reacciones de proteasas en el que participan aproximadamente 30 proteínas diferentes. Estas reacciones convierten fibrinógeno en fibrina, la cual, con las plaquetas, forma un trombo estable. Se han propuesto varios modelos de cascada de coagulación, incluyendo el modelo de la vía intrínseca y extrínseca, y el más reciente modelo celular de la coagulación. A partir de estos modelos, la investigación en curso ha dilucidado otros componentes del proceso de coagulación, incluyendo micropartículas y la proteína selectina P. Se denomina trombofilia a un desequilibrio heredado o adquirido en el sistema de coagulación que lleva a un mayor riesgo de trombosis. Aproximadamente uno de cada tres pacientes con tromboembolia venosa (ETV) tiene una trombofilia heredada.



Trombosis venosa

La formación de un trombo en una vena se conoce como trombosis venosa. Si el trombo se desprende y viaja a través del sistema circulatorio, se conoce como émbolo. Los trombos venosos se manifiestan como trombosis venosa profunda (TVP) y embolia pulmonar (EP). La TVP es el tipo más común de tromboembolia venosa (ETV) pero los pacientes con TVP tienen también riesgo de EP, que puede ser potencialmente mortal. La ETV está asociada al cáncer, traumatismos y cirugía, y se han identificado varios factores de riesgo que la favorecen, entre los que se incluyen el embarazo, la obesidad y la inmovilidad. La ETV puede también dar lugar a complicaciones graves a largo plazo, incluyendo el síndrome postrombótico (SPT) y la hipertensión pulmonar tromboembólica crónica (HPTC).


Formación del trombo

La hemostasia es necesaria para la supervivencia, pero la formación patológica de un trombo representa riesgos significativos para la salud. Un trombo patológico, que se forma cuando hay un desequilibrio en el sistema de coagulación de la sangre, puede, potencialmente, obstruir el flujo sanguíneo, dando lugar a varios cuadros clínicos graves. Pueden formarse dos tipos diferentes de trombos: trombos arteriales y trombos venosos. El patólogo Rudolph Virchow postuló que la formación y propagación de trombos se debía a anormalidades en tres áreas, conocidas colectivamente como la tríada de Virchow. Los médicos pueden ahora cuantificar algunos de estos factores que, cuando son anormales, están asociados a un mayor riesgo de tromboembolia venosa (ETV) y otras enfermedades cardiovasculares, así como de accidente cerebrovascular en pacientes con fibrilación auricular (FA).