Bayer Pharma AG

Número de octubre - Más allá de los ensayos clínicos: los nuevos anticoagulantes orales

Profesora emérita Sylvia Haas

Profesora emérita Sylvia Haas

Profesora emérita Sylvia Haas

Sylvia Haas es profesora emérita de medicina y fue anteriormente directora del grupo de investigación sobre hemostasia y trombosis en el Instituto de Oncología Experimental e Investigación de Tratamientos de la Universidad Técnica de Múnich, Alemania. Su interés científico se centra en el desarrollo de nuevos tratamientos antitrombóticos, el control analítico de anticoagulantes, los biomarcadores y la trombosis asociada a los tumores. Es miembro de varias sociedades profesionales internacionales y pertenece a los comités de redacción de varias revistas con revisores externos. Haga clic aquí para consultar su biografía completa.

Bienvenido a la edición de octubre del boletín Thrombosis Adviser.

Es una época particularmente interesante en la medicina cardiovascular. Por primera vez desde la introducción de la warfarina hace más de 50 años, nuevos anticoagulantes orales, como el inhibidor directo de la trombina dabigatran y los inhibidores directos del factor Xa rivaroxaban y apixaban, están disponibles para el tratamiento de los trastornos tromboembólicos. En ensayos clínicos de fase III, estos fármacos han demostrado una eficacia similar o mayor a la del tratamiento de referencia con una seguridad aceptable. Mirando más allá de los datos de los estudios clínicos, ¿cómo influirán estos fármacos en la práctica clínica y cómo deben decidir los médicos qué fármaco utilizar en qué pacientes?

Los nuevos anticoagulantes orales se están incluyendo ya en las guías clínicas, como las del American College of Chest Physicians (ACCP) para la prevención de la TEV tras cirugía ortopédica mayor y el tratamiento de la TEV y las guías clínicas de la European Society of Cardiology (ESC) para el tratamiento de la fibrilación auricular.

Se comienza también a disponer de datos de estudios no intervencionistas que proporcionarán conocimientos de la práctica real sobre la seguridad y eficacia de los nuevos anticoagulantes orales. Uno de dichos estudios, XAMOS, evaluó rivaroxaban en comparación con el tratamiento de referencia para la tromboprofilaxis después de cirugía ortopédica mayor de cadera o rodilla en la práctica clínica diaria habitual. XAMOS confirmó el beneficio clínico de rivaroxaban que se demostró en el programa de fase III RECORD. Otro estudio no intervencionista con dabigatran está en curso. Los datos de los registros proporcionarán también información importante de la práctica real sobre el tratamiento de los trastornos tromboembólicos; fueron el tema central del boletín Thrombosis Adviser de septiembre.

A la hora de decidir cuál de los nuevos anticoagulantes orales utilizar en la práctica, podría resultar tentador considerar comparaciones indirectas cuando no estén disponibles datos de comparación directa. Sin embargo, estos tipos de análisis tienen sus limitaciones, en particular cuando existen diferencias de diseño y población entre los ensayos clínicos. Los resultados de dichos análisis deberían, por tanto, interpretarse con precaución y no deberían conducir a decisiones de tratamiento. Las decisiones deberían basarse en la evaluación de los datos de fase III y en la experiencia clínica, y pueden verse influidos por factores como el cumplimiento terapéutico del paciente y el coste.

A medida que el uso de estos anticoagulantes en la práctica clínica se haga habitual, la mayor experiencia en la práctica real ayudará a los médicos a utilizar estos agentes en los pacientes que tengan una mayor probabilidad de beneficiarse de su uso, y mejorará la práctica en el tratamiento de cierto número de trastornos tromboembólicos.

Atentamente,

Profesora Sylvia Haas
Múnich, Alemania


HRecién salido de la imprenta: El 18 de octubre de 2012, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) adoptó una opinión positiva sobre la extensión de la indicación autorizada de rivaroxaban para incluir el tratamiento de la trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP), y la prevención de la TVP y la EP recurrentes en adultos.


Artículos seleccionados

Las personas que leyeron este artículo, leyeron también: