Bayer Pharma AG

Número de noviembre - Novedades en el tratamiento del accidente cerebrovascular relacionado con la FA: datos recientes de la AHA y actualización específica 2012 de las guías clínicas de la ESC

Profesor Gregory YH Lip

Profesor Gregory YH Lip

Profesor Gregory YH Lip

Gregory YH Lip es profesor de medicina cardiovascular en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, y profesor adjunto de ciencias cardiovasculares en la Universidad de Aalborg, Dinamarca. El profesor Lip tiene como principal interés la epidemiología de la fibrilación auricular (FA) y la fisiopatología de la tromboembolia en esta arritmia. El profesor Lip ha participado como editor principal en varios libros de texto internacionales y revistas internacionales de importancia. Haga clic aquí para consultar su biografía completa.

Bienvenido a la edición de noviembre del boletín Thrombosis Adviser.

En el congreso 2012 de la American Heart Association (AHA) celebrado este mes, varios resúmenes aportaron datos importantes sobre el tratamiento del accidente cerebrovascular relacionado con la FA. En ensayos clínicos de fase III de gran tamaño, los nuevos anticoagulantes orales (ACOD) han demostrado tanto su eficacia para la prevención del accidente cerebrovascular en pacientes con FA no valvular como beneficios de seguridad en comparación con la warfarina a dosis ajustada. Pese a estar autorizados en los EE. UU. desde 2011 y 2010, respectivamente, los datos de la práctica real indican que solo el 5,5 % de los pacientes con FA no valvular han recibido rivaroxaban o dabigatran y, lo que resulta aún más preocupante, que menos del 40 % de los pacientes con riesgo de accidente cerebrovascular han recibido algún tipo de anticoagulante.

Resulta claramente necesario mejorar esta situación, en particular cuando subanálisis presentados en el congreso de la AHA ilustraron con mayor profundidad que los ACOD presentan beneficios en una gran variedad de pacientes. Datos de ROCKET AF mostraron que la eficacia relativa y la seguridad de rivaroxaban en comparación con warfarina fueron similares en pacientes con o sin diabetes mellitus o insuficiencia cardíaca y datos de RE-LY mostraron que los pacientes con diabetes mellitus obtuvieron beneficios similares de dabigatran sobre la warfarina. Subanálisis del ensayo ARISTOTLE mostraron que la eficacia y la seguridad de apixaban fueron uniformes con independencia de que los pacientes tuvieran o no antecedentes de arteriopatía coronaria o hubieran utilizado warfarina anteriormente. Consideraciones prácticas, entre las que se incluye si es seguro cambiar entre los nuevos ACOD y la warfarina, pueden influir en la adopción. Sin embargo, datos del registro NOAC presentados en AHA indicaron que no se observaron acontecimientos vasculares mayores ni hemorragias mayores durante la fase de transición de warfarina a los ACOD, al igual que hicieron los datos de la transición de rivaroxaban o dabigatran a la warfarina cuando es necesaria una ablación con catéter. El riesgo de hemorragia será siempre una preocupación con el uso de anticoagulantes, y los resúmenes de los perfiles de hemorragia de apixaban y dabigatran resaltaron la importancia que tendrá la evaluación individualizada del riesgo de hemorragia a la hora de elegir una anticoagulación adecuada en pacientes con FA.

Las guías clínicas son esenciales para mejorar la práctica clínica y ayudar a los médicos a utilizar los nuevos fármacos. En el congreso de la European Society of Cardiology (ESC) celebrado en Múnich en agosto de 2012, la ESC actualizó sus guías clínicas 2010 para el tratamiento de la FA con una actualización específica. Recomienda ahora el uso de ACOD con preferencia a los antagonistas de la vitamina K para pacientes con FA no valvular y riesgo de moderado a alto de accidente cerebrovascular. Es importante señalar que la terapia antiplaquetaria solo se recomienda en pacientes que rehúsen o no puedan tolerar ningún ACOD. Las nuevas guías clínicas ponen también mucho énfasis en la identificación de los pacientes que tengan verdaderamente un bajo riesgo de accidente cerebrovascular y que no necesiten tratamiento antitrombótico, y recomiendan las puntuaciones CHA2DS2-VASc en vez de las CHADS2 para evaluar el riesgo de accidente cerebrovascular.
La puntuación HAS-BLED se recomienda para evaluar el riesgo de hemorragia e identificar a los pacientes en los que deban utilizarse con cautela y con revisión regular los anticoagulantes; sin embargo, HAS-BLED no debería utilizarse para excluir a los pacientes del tratamiento con ACOD. En AHA, se mostró que esta puntuación es un buen factor pronóstico del riesgo de hemorragia mayor en pacientes que reciben dabigatran o warfarina. Haga clic aquí para más información sobre el accidente cerebrovascular y las puntuaciones del riesgo de hemorragia.

Estos nuevos e interesantes desarrollos y la actualización de las directrices para la prevención del accidente cerebrovascular relacionado con la FA conducen a una nueva era en la que deberían obtenerse en un futuro cercano sustanciales mejoras en los resultados de los pacientes y reducciones de la carga sanitaria.

Para más información sobre la prevención del accidente cerebrovascular en la FA haga clic aquí o visite www.thrombosisadviser.com para más información sobre otros trastornos tromboembólicos.

Atentamente,

Profesor Gregory YH Lip
Birmingham, Reino Unido

Noticias destacadas:

El 19 de noviembre, la Agencia Europea de Medicamentos autorizó rivaroxaban para el tratamiento de la embolia pulmonar (EP) y la prevención de la trombosis venosa profunda (TVP) recurrente y la EP en adultos. Esta autorización sigue a la autorización de fecha 2 de noviembre de la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense de rivaroxaban para tratar la TVP o la EP y para reducir el riesgo de TVP recurrente y de EP tras un tratamiento inicial.


Artículos seleccionados