Bayer Pharma AG

Número de mayo - Tratamiento de vía doble para el síndrome coronario agudo: nuevos desarrollos de interés con la anticoagulación oral

Profesor Alexander GG Turpie

Profesor Alexander GG Turpie

Profesor Alexander GG Turpie

Alexander GG Turpie es profesor de medicina en la Universidad McMaster, Hamilton, Canadá Sus intereses de investigación incluyen los nuevos fármacos antitrombóticos para el tratamiento de la trombosis arterial y venosa. El doctor Turpie ha publicado más de 700 artículos, resúmenes, capítulos de libros y libros. Haga clic aquí para consultar su biografía completa.



Bienvenido a la edición de mayo de 2013 del boletín Thrombosis Adviser.

Sabemos que el síndrome coronario agudo (SCA) es una complicación frecuente de la cardiopatía coronaria y una causa sustancial de mortalidad. Aunque la terapia antiplaquetaria estándar ha reducido a la mitad las tasas de mortalidad, las tasas de acontecimientos cardiovasculares recurrentes y de muerte tras acontecimientos SCA iniciales siguen siendo inaceptablemente altas con aproximadamente un 10 % al año. En mayo de 2013, siguiendo la opinión positiva emitida por el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la Comisión Europea autorizó el uso de rivaroxaban 2,5 mg dos veces al día, administrado conjuntamente con ácido acetilsalicílico (AAS) en solitario, o con AAS más clopidogrel o ticlopidina, para la prevención de acontecimientos aterotrombóticos en pacientes adultos con biomarcadores cardíacos elevados tras un SCA. Esta autorización está basada en los datos del estudio de fase III ATLAS ACS 2-TIMI 51, que mostró que la anticoagulación oral combinada con terapia antiplaquetaria estándar podría mejorar los resultados en pacientes con un SCA reciente.

El diseño de ATLAS ACS 2-TIMI 51 se basó en una estrategia de vía doble. Las trombosis arteriales se producen a través de dos vías, la activación de plaquetas y la generación de trombina, pero la terapia antiplaquetaria solo se dirige a la primera de estas rutas. Dado que los niveles de trombina permanecen elevados mucho tiempo después del SCA inicial, tiene sentido tratar la segunda vía con anticoagulantes. En ATLAS ACS 2-TIMI 51, se probó rivaroxaban a dosis de 2,5 mg o 5 mg dos veces al día basándose en los resultados de un anterior estudio de fase II, que indicaron que estas dosis proporcionaron el mejor equilibrio entre eficacia y seguridad

En ATLAS ACS 2-TIMI 51, rivaroxaban redujo significativamente la incidencia del criterio compuesto de muerte por causas cardiovasculares, infarto de miocardio (IM) y accidente cerebrovascular en comparación con la terapia antiplaquetaria estándar, un resultado que fue uniforme con independencia de la edad, sexo, peso, función renal e IM previo. Se observó también una reducción del 34 % en el riesgo relativo de muerte cardiovascular con rivaroxaban 2,5 mg dos veces al día, así como reducciones significativas en la mortalidad total y en la trombosis de stent. Las tasas de hemorragia intracraneal (HIC) y de hemorragia mayor no relacionada con el injerto de revascularización coronaria en TIMI (Thrombolysis in Myocardial Infarction) fueron significativamente más altas con rivaroxaban que con el placebo, aunque las tasas globales de ambos fueron bajas. La hemorragia mortal y la HIC mortal no aumentaron significativamente y ocurrieron a menores tasas con rivaroxaban 2,5 mg que con 5 mg dos veces al día. Más información sobre los factores de riesgo de hemorragia aquí.

Se presentó más información en el reciente congreso anual del American College of Cardiology en San Francisco. Un subanálisis de los datos de ATLAS ACS 2-TIMI 51 indicó que rivaroxaban 2,5 mg dos veces al día proporcionó la mayor protección en pacientes con biomarcadores elevados, aunque fue eficaz en todos los IM con cualquier nivel de biomarcadores, y en pacientes con IM con y sin elevación del segmento ST. Un análisis adicional mostró que rivaroxaban ofrece una estrategia eficaz para reducir los acontecimientos cardiovasculares tras un SCA en pacientes que continúan el tratamiento con terapias antiplaquetarias.

Basándose en los resultados del ATLAS ACS 2-TIMI 51, la EMA autorizó el uso de rivaroxaban 2,5 mg dos veces al día para la prevención de acontecimientos aterotrombóticos en pacientes adultos tras un síndrome coronario agudo (SCA) con biomarcadores cardíacos elevados, administrado conjuntamente con ácido acetilsalicílico (AAS) en solitario o con AAS más clopidogrel o ticlopidina. Por otro lado, la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos no ha autorizado aún rivaroxaban 2,5 mg dos veces al día para pacientes con SCA, pendiente de más información. Independientemente de esto, es de esperar que la estrategia de vía doble que combina antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes mejorará los resultados en los pacientes tras un SCA.

Atentamente,

Profesor Alexander GG Turpie
Hamilton, Canadá


Artículos seleccionados