Bayer Pharma AG

Resumen del contenido

La incidencia de tromboembolia venosa (ETV) en mujeres embarazadas es significativamente mayor que en mujeres de una edad similar que no están embarazadas. El riesgo asociado a la ETV se debe principalmente a la hipercoagulabilidad inducida por los cambios hormonales. Entre los factores importantes de riesgo que se deben tener en cuenta, se incluyen: aumento de la estasis venosa, embarazo y complicaciones del parto, antecedentes personales de trombosis y trombofilia heredada o adquirida. El riesgo de ETV recurrente en el embarazo es también elevado. El diagnóstico de trombosis venosa profunda (TVP) en pacientes embarazadas se realiza generalmente mediante ecografía de compresión en paralelo con la determinación del dímero D.

El embarazo aumenta el riesgo de tromboembolia venosa

La incidencia de tromboembolia venosa (ETV) puede ser hasta cinco veces mayor en mujeres embarazadas que en mujeres de una edad similar que no están embarazadas, y el riesgo de ETV aumenta hasta aproximadamente 20 veces durante el puerperio.254, 255 Además, la ETV es responsable de aproximadamente 1,1 muertes por cada 100.000 partos.256 El riesgo asociado a la ETV se debe principalmente a la hipercoagulabilidad inducida por los cambios hormonales, que puede estar presente ya en el primer trimestre.254, 257

Durante el embarazo aumentan las concentraciones de los factores de coagulación (factor I, VII, VIII, IX, X, XI y XII)y la resistencia a la proteína C activada, mientras que las concentraciones de proteína S y de antitrombinadisminuyen. Los inhibidores fibrinolíticos derivados de la placenta, como el inhibidor del activador del plasminógeno tipo 1 (PAI-1) y el inhibidor tipo 2 (PAI-2) también aumentan. Estos cambios incrementan el riesgo de ETV durante el embarazo.258, 259

Factores que contribuyen a la mayor incidencia de tromboembolia venosa durante el embarazo258

Hipercoagulabilidad
  • Niveles más elevados de factores de coagulación (factor I, VII, VIII, IX, X, XI y XII)
Una disminución de la cantidad de anticoagulantes naturales
  • Aumento de la resistencia a la proteína C activada
  • Menores concentraciones de proteína S y antitrombina
Mayor estasis venosa
  • Menor capacitancia venosa
  • Mayor volumen intravascular
  • Obstrucción de la vena cava inferior
Daño vascular
  • Relacionado con el parto vaginal y por cesárea
Fuente: Bagaria SJ, Bagaria VB (2011).

Archivo PDF

El aumento de la estasis venosa es el factor de riesgo que con mayor constancia predispone a la ETV durante el embarazo.258, 260 Se ha señalado que las complicaciones en el embarazo y en el parto elevan aún más el riesgo de ETV. Estas complicaciones incluyen partos múltiples, preeclampsia, cesárea, hemorragia puerperal y transfusión sanguínea.261, 262

Factores de riesgo para la ETV durante el embarazo

Los antecedentes personales de trombosis y trombofilia heredada o adquirida son factores de riesgo importantes para la ETV durante el embarazo.261

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Cardiopatía
  • Factores de riesgo generales de ETV reconocidos como movilidad reducida y obesidad
  • Trastornos hematológicos como anemia drepanocítica
  • Trastornos sistémicos como el lupus
  • Factores diversos como la edad (>35 años) y el tabaquismo261

Riesgo de ETV recurrente en el embarazo

El riesgo de ETV recurrente en el embarazo es elevado. Se ha demostrado que las tasas de recurrencia oscilan entre el 2,4 % y el 12,2 % en mujeres que no reciben profilaxis y entre el 0,0 % y el 2,4 % en quienes reciben profilaxis.263 Aunque las mujeres con ETV asociada al embarazo tienen un riesgo de recurrencia significativamente menor que las mujeres con una ETV no provocada, el riesgo de recurrencia en los embarazos posteriores es mayor.264

En una cohorte de 1.104 mujeres con ETV previa que no recibieron anticoagulación, la ETV recurrente ocurrió en el 7,5 % de las mujeres embarazadas, donde la primera ETV no fue provocada o estuvo relacionada con el embarazo o el uso de anticonceptivos orales.265 No se produjo recurrencia si la primera ETV se relacionó con otros factores de riesgo transitorios. En el período puerperal, un riesgo mayor de recurrencia estuvo asociado con:

  • Primera ETV asociada con el embarazo
  • Portadoras del factor V Leiden

Diagnóstico de ETV durante el embarazo

Durante el embarazo aumentan las concentraciones de los factores de coagulación (factor I, VII, VIII, IX, X, XI y XII)y la resistencia a la proteína C activada, mientras que las concentraciones de proteína S y de antitrombinadisminuyen. Los inhibidores fibrinolíticos derivados de la placenta, como el inhibidor del activador del plasminógeno tipo 1 (PAI-1) y el inhibidor tipo 2 (PAI-2) también aumentan. Estos cambios incrementan el riesgo de ETV durante el embarazo.258

El diagnóstico de la trombosis venosa profunda (TVP) en pacientes embarazadas se realiza generalmente mediante ecografía de compresión, que es muy sensible y específica en las poblaciones generales con ETV. Si los resultados son normales, las pruebas deberían repetirse (los días 1-2 después de la derivación de la paciente y, nuevamente, una semana después) para excluir la posibilidad de que TVP se extienda por la pantorrilla.

Debido a la elevación potencial de los niveles de dímero D durante el embarazo, esta prueba debe realizarse en paralelo con la ecografía para el diagnóstico adecuado de la TVP.258,266 No obstante, la determinación del dímero D puede ayudar a excluir un diagnóstico de TVP.

La resonancia magnética nuclear (RMN), o un venograma limitado, son opciones alternativas para el diagnóstico de la TVP si los resultados de la ecografía de compresión no son concluyentes.266

La gammagrafía pulmonar de ventilación y perfusión es el enfoque recomendado para el diagnóstico de la embolia pulmonar (EP) en pacientes no embarazadas. Las gammagrafías pulmonares no diagnósticas deben justificar la ecografía de compresión, que, junto con el dímero D, la angiografía pulmonar por tomografía axial computarizada o la ecografía seriada, pueden confirmar o excluir un diagnóstico de EP.258, 266

Los métodos como la flebografía, la gammagrafía pulmonar de ventilación y perfusión y la angiografía pulmonar por tomografía axial computarizada, están asociados a un riesgo para el feto de exposición a la radiación, por lo que deben considerarse precauciones adecuadas, como:258, 266

  • Colocación de un protector de plomo sobre el abdomen
  • Minimizar la radioscopia
  • Reducir la dosis de los radioisótopos utilizados para realizar las gammagrafías pulmonares266

Artículos seleccionados