Bayer Pharma AG

Estrategias en fase de investigación

Estrategias en fase de investigación

Los datos clínicos sobre los nuevos inhibidores directos del factor Xa e inhibidores directos de la trombina orales para la prevención de la tromboembolia venosa (ETV) y el tratamiento de la trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP) en pacientes con cáncer son limitados. Los ensayos clínicos de los nuevos anticoagulantes orales en los que participan pacientes con cáncer, incluyen el ensayo MAGELLAN de fase III, que investigó rivaroxaban para la prevención de la ETV en pacientes enfermos no quirúrgicos, el programa EINSTEIN de fase III, que investigó rivaroxaban para el tratamiento de la TVP y la EP, y un ensayo de fase II de apixaban en pacientes con cáncer metastásico (NCT00320255). Los datos del programa EINSTEIN han mostrado una tranquilizadora eficacia y seguridad de rivaroxaban en comparación con el tratamiento habitual en pacientes con cáncer, aunque el número de pacientes era reducido.


El cáncer aumenta el riesgo de tromboembolia venosa

Los pacientes con cáncer tienen un mayor riesgo de tromboembolia venosa (ETV) ya que la neoplasia maligna está asociada a un estado hipercoagulable y el uso de quimioterapia puede también contribuir a un mayor riesgo. De hecho, la ETV es una causa significativa de morbilidad y mortalidad en pacientes con cáncer. Los factores de riesgo para la ETV asociada al cáncer incluyen: tipo de tumor, edad, estadio del cáncer y antecedentes de ETV. La estratificación del riesgo y el uso de estrategias basadas en biomarcadores puede ayudar a proporcionar una tromboprofilaxis dirigida. El uso de un modelo de predicción validado para el riesgo de ETV en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, puede también permitir a los médicos determinar si los pacientes tienen un riesgo especialmente elevado de ETV.


Recomendaciones de las directrices

Se han publicado varias directrices para la prevención de la tromboembolia venosa (ETV) y el tratamiento de la trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP) en pacientes con cáncer. Un consenso sobre las directrices para el uso del tratamiento antitrombótico para la ETV en pacientes con cáncer y su implementación en la práctica clínica, puede contribuir a mejorar la atención que reciben los pacientes con cáncer.


Prevención de la tromboembolia venosa en pacientes con cáncer

Se ha demostrado que las heparinas de bajo peso molecular (HBPM) y la heparina no fraccionada (HNF) tienen una eficacia similar para la tromboprofilaxis en pacientes con cáncer. Ambos agentes son recomendados por las directrices de la ACCP de 2012 para la tromboprofilaxis en pacientes con cáncer que tienen un mayor riesgo de tromboembolia venosa (ETV). Los antagonistas de la vitamina K (AVK) y fondaparinux son otras dos opciones para la prevención de la ETV en pacientes con cáncer. Aunque algunos estudios clínicos han demostrado un beneficio para la tromboprofilaxis en pacientes hospitalizados y quirúrgicos con cáncer, no se recomienda de modo habitual para pacientes ambulatorios con cáncer. Pese a las recomendaciones de las guías clínicas, la profilaxis adecuada para la ETV se encuentra en la actualidad infrautilizada en pacientes con cáncer.


Tratamiento de la trombosis venosa profunda y de la embolia pulmonar en pacientes con cáncer

El tratamiento anticoagulante en pacientes con cáncer con tromboembolia venosa (ETV) puede suponer un desafío, ya que el tratamiento puede con frecuencia ser interrumpido por procedimientos invasivos o trombocitopenia ocasionada por la quimioterapia. Es posible que los antagonistas de la vitamina K (AVK) orales no siempre sean adecuados en pacientes con cáncer; las heparinas de bajo peso molecular (HBPM), además de la heparina no fraccionada (HNF) y fondaparinux, pueden ser una alternativa a los AVK para ciertos pacientes. El riesgo de ETV recurrente es mayor en pacientes con cáncer que en quienes no lo tienen, y puede depender de varios factores, incluyendo la presencia de cáncer metastásico, el tratamiento con quimioterapia y el tipo de cáncer.


Sopesar los riesgos y beneficios de la anticoagulación en pacientes con cáncer

Se ha demostrado que las complicaciones hemorrágicas asociadas con el tratamiento anticoagulante son más frecuentes en pacientes con cáncer que en aquellos sin cáncer. Encontrar un equilibrio entre el riesgo de hemorragia y los beneficios del tratamiento anticoagulante en pacientes con cáncer resulta, por tanto, de especial importancia. Las directrices de la ACCP de 2012 identifican varios factores que, en pacientes con un riesgo elevado de hemorragia, indican un menor riesgo de recurrencia de una tromboembolia venosa (ETV) en pacientes con cáncer, y pueden favorecer la interrupción del tratamiento anticoagulante.